Slider[Style1]

Style2

Style4

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style5

Con la llegada del frío, aumenta el uso de artefactos de calefacción eléctrica, por lo que se dañan cables y transformadores. Señalaron que se necesitarán al menos 2 años para mejorar la red.
Con la llegada del frío, volvieron los cortes de luz a Pilar. Algunos programados, otros por averías que surgen en el momento, y también porque la propia empresa decide “bajar la palanca” en zonas en donde nota que las líneas se están sobrecargando más de lo que pueden soportar.
En los últimos días fueron varios los vecinos de Pilar que denunciaron que estuvieron varias horas sin suministro, como en Villa del Carmen, Del Viso, Manzanares, Derqui, La Lonja, Pilar centro, Villa Rosa, y Manuel Alberti, solo para citar algunos lugares.
“Hubo cortes durante la semana pasada, pero no responden a un solo patrón de conducta. Algunos fueron por averías, que se repusieron rápidamente, otros programados para terminar alguna obra, como recambio de cables o transformadores, y hubo algún corte que donde se decidió desenergizar, porque la carga se estaba yendo peligrosamente muy arriba, y corría peligro la infraestructura, pero ese corte no duró más de dos horas”, expuso Eduardo Miravelli, vocero de EDENOR, en diálogo con Pilar de Todos.
Ante ese panorama, es decir la suba del consumo por el uso, por ejemplo, de la electricidad para calefaccionarse (menos del 40% de Pilar tiene red de gas natural), Miravelli señaló que todo dependerá que tan frías sean las jornadas, y que apelarán a decidir ellos mismos donde se debe cortar la luz para evitar daños mayores.
“Esperemos que no, pero si es necesario sí se deberá cortar, dependerá de cómo evoluciona la temperatura”, añadió el vocero de EDENOR.
A su vez, el representante de la empresa dijo que “dejar atrás la lógica de los cortes de suministro va a demorar un tiempo”, pese a los tarifazos con los que se benefició a la empresa.
“El mismo proceso de caída, es el mismo proceso virtuoso que tenemos que emprender, se ha mejorado muchísimo, pero necesitamos por lo menos dos años para alcanzar el nivel que queremos tanto nosotros como los clientes, por lo que hay que ser pacientes, ser solidarios y aplicar el recurso con inteligencia”, añadió Miravelli.
“Si bajara un platillo volador en la puerta de EDENOR con 5 mil millones de dólares, el proceso sería igual, habría que salir a buscar proveedores, contratistas, proyectar las obras; por lo que, insisto, se necesita tiempo”, finalizó.

«
Próximo
Entrada más reciente
»
Entrada antigua

No hay comentarios. :

¿Querés comentar esta información?


Arriba